¿Qué es la terapia familiar?

Es una modalidad terapéutica que toma a la familia cómo unidad de tratamiento, cada integrante familiar tiene un espacio en el consultorio para exponer su opinión.

Desde esta perspectiva, se presta especial importancia al entorno de las personas (por ejemplo, al hogar, los amigos, la familia, el vecindario, entre otros) para conocer cómo el contexto puede estar contribuyendo en las problemáticas de las personas y viceversa. Esto representa un cambio importante en la forma de entender las dificultades humanas, pues comúnmente se culpa a las personas de su malestar, se les puede decir que tienen baja autoestima, que no se saben adaptar, que están deprimidos, entre otros calificativos. A partir de esta linea de trabajo, sería importante conocer que está sucediendo en el entorno de la persona que lo lleva a sentirse mal.

Por ejemplo, un niño podría tener bajo desempeño académico y ser considerado cómo el responsable de sus malas notas escolares. Desde esta postura, sería importante conocer cómo están conviviendo los padres ¿discuten frecuentemente? ¿apoyan con las tareas al menor? ¿cómo se organizan los papás para repartirse estas responsabilidades? ¿existen horarios para realizar las tareas en casa? ¿cómo es el ambiente escolar del menor? En ese sentido, se busca conocer que percepción del problema tiene cada integrante para promover un clima de escucha que permita a la familia cumplir sus objetivos.

¿Para qué sirve?

Adaptarse a nuevas etapas familiares: todos los sistemas vivos (incluida la familia) atraviesan por periodos de cambio. Por ejemplo, una pareja con un hijo recién nacido tendrá que desarrollar nuevas funciones de cuidado y atención hacía al menor, actividades que anteriormente no tenían que cumplir. De manera semejante, cuándo los hijos asistan a la escuela primaria, los papás tendrán que coordinarse para apoyarle con las tareas escolares. En ese sentido, la psicoterapia familiar puede ser de utilidad para que la familia se adapte a nuevas etapas del desarrollo. 

Cambiar la convivencia en familia: en todos los grupos familiares existen reglas, estos códigos permiten a cada integrante de la familia saber cuál es su rol en ese sistema familiar. No obstante, a veces estas reglas no están especificadas con claridad (en este post te hablo más sobre este tema) y ninguna persona sabe con claridad que tiene que hacer en casa. Por ejemplo, cuándo los papás no han conversado sobre quién va a apoyar al menor con las tareas escolares, podría suceder que ninguno de los dos auxilie al niño con esta actividad. Por medio de la terapia familiar se pueden establecer acuerdos para que estas funciones sean cubiertas adecuadamente.

Tratar nuevas maneras de resolver un problema: los seres humanos aprenden en sociedad cómo se tienen que solucionar las dificultades. Por ejemplo, un niño que recibió gritos y maltratos de parte de sus padres en cada ocasión que se comportó mal, podríá llegar a desarrollar años más tarde estos mismos aprendizajes con sus hijos. En ese sentido, esto puede conducir a esa persona a intentar una y otra vez el mismo intento de solución (maltratos y regaños) para corregir a sus hijos. Acudir con un psicoterapeuta familiar puede ser de utilidad para que la persona desarrolle nuevas maneras de hacer frente  al problema. 

Sistema familiar
Diversidad familiar

¿Qué motivos de consulta se atienden comúnmente en terapia familiar?

  • Problemas entre padres e hijos
  • Violencia intrafamiliar o doméstica
  •  Dificultades con la familia de origen
  • Establecimiento de limites familiares
  • Rupturas y separaciones de pareja
  • Problemas de adicción
  •  Dificultades de comunicación
  • Niños y adolescentes con bajo desempeño académico

¿Buscas un servicio de terapia familiar en la ciudad de Culiacán?

 

Llámanos al 667 547 5433

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Ochoa, I. (1976). Enfoques en terapia familiar sistémica. 
  2. Minuchin, S., & Fishman, H. (1983). Técnicas de terapia familiar.